39 wishes (1)

Escrito por Daniel Muñoz SAN el 08/01/2014

La aparición de unas bambalinas y tramoyas superpuestas no es un indicativo de que aquí haya teatro. La escenificación de un componente narrativo ha de ser ostentosa, necesitada de atrezos infinitos, de una descarga logística, quizás emocional, de una tarima bien puesta y solidificada por su propia cimentación.

A veces, el muro puede estar vacío. Ese plano es el mejor lugar para proyectar un elenco de figuras y bizarros personajes al más puro estilo Stanislavski, para hacer de éste algo sincero, desnudo si cabe, desconcertante en algunos momentos y eficaz en su diálogo. Me pasa por la cabeza la cita de Samuel Beckett: “Si la gente quiere ver sólo las cosas que pueden entender, no tendrían que ir al teatro: tendrían que ir al baño”. Ese juicio me hace ser cauteloso, porque hay cosas muy sencillas que pueden ser una auténtica experiencia estética, tanto, que pueden saltar al pedestal de la alta cultura sin despeinarse: Andy Warhol, seguro que estaría de acuerdo con esa afirmación, si Jean Baudrillard lo permitiera, para vaticinar los distintos hitos en torno a la democratización y el dislate del juicio para ver, desde otro pedestal, a un Antonin Artaud afirmando que, el más pequeño acto de creación espontánea, constituye un mundo más complejo y revelador que cualquier sistema metafísico.

SERIE-39-DESEOS-DANIEL-MUNOZ-DELIMBO

Podemos centrar nuestro debate interno en torno a la escenificación de la que hablaba: los iconos, la subjetividad, subtextos, las diagonales narrativas y otras tramas para que nos hagan contemplar cómo eliminar las distancias, sobre todo en las de la confrontación estética, y saber situarnos con soltura y serenidad frente al fábula del arte evitando, puede ser, la incertidumbre y posible frustración.

SERIE-39-DESEOS

Existe una respuesta emocional para aquellas incógnitas no resueltas y para todas aquellas cuestiones que, por alguna razón, dejamos inconclusas. La frustración es una respuesta emocional común a la oposición relacionada con la ira y la decepción, que surge de la idea de resistencia al cumplimiento de la voluntad individual. Cuanto mayor es la obstrucción y la voluntad, mayor también será probablemente la frustración.
No debemos enfocar esta caprichosa forma del entendimiento como algo negativo. Hemos de intentar comprenderla, en cierto modo, como un mecanismo de defensa o como un diálogo interno de que lo se pudo hacer y que, por circunstancias, no tuvo un objeto común claro.

Marcos Fernández


Categorizado como Dibujo